N+2: When the Day Breaks - Amanda Forbis & Wendy Tilby (1999)

18 abril 2012

When the Day Breaks - Amanda Forbis & Wendy Tilby (1999)


Cuando comienza el día
Sin diálogos/No dialogue

El corto cuenta la historia de como un cerdo presencia la muerte del Sr. Pollo en la verdulería. Este evento hace reflexionar a nuestra protagonista sobre las interconexiones que existen entre todos los habitantes del mundo. (FA)



When the Day Breaks, realizado en 1999 por el tándem formado porWendy Tilby y Amanda Forbis, con la financiación de la NFB de Canadá. Un corto con el que llegamos a la mitad de la lista, así que ya saben a partir de ahora es cuesta abajo y en poco más de un año nos la habremos merendado, si todo va bien y a ninguno nos sucede alguna desgracia.

A estas alturas no les voy a martirizar más con el carácter de lugar mítico en la historia de la animación que tiene la NFB, ni con las implicaciones sociopolíticas de su acción protectora de la animación. Me ceñiré, por tanto, estrictamente al corto y lo primero que comentaré, como es obligado tratándose de un corto, es la técnica utilizada.

En este caso, el corto fue rodado primero con personajes reales, para luego luego dibujar y colorear encima del resultado. A algunos esto les sonará a la técnica del rotoscopiado inventada por losFleischer en los añós 10 del siglo XX, pero lo que se preguntarán algunos es el porqué de utilizar esa técnica cuando se podría haber utilizado algo más moderno y más de moda como es el motion capture... o para los snobs, tipo creadores de Avatar y otros engendros, emotion-capture.

La respuesta es simple, la motion capture parece haberse encadenado al objetivo de crear una realidad más real que la propia realidad, apoyada en la potencia de ordenadores y algoritmos. Lo que se propone en definitiva es disfrazar al actor con medios digitales, conservando intacta su interpretación, mientra se lo traslada a mundos soñados. No es ése el caso de los mejores productos de la técnica del rotoscopio, aunque ése sí fue su principal objetivo al principio, ni lo es por supuesto el de este corto.

Para que lo entiendan, el rotoscopìado en bruto, siempre aparece como torpe y forzado, antinatural, por mucho que en realidad sea la captura de una persona, para que pierda esa calidad de mecánico es necesario hacerle perder casi toda la conexión con la realidad, convertir lo real en imaginario, pero por esa translación a un mundo de fantasía que constituye, por ahora, la única excusa del motion capture, sino trasnformándolo en auténtico dibujo animado, es decir. utilizándolo como base sobre la que pueda desplegarse el genio creador del dibujante.

Tal es lo que ocurre en este cortos de Tilby y Forbis, la realidad es una excusa, una base que presta las líneas generales del escenario y los patrones esenciales del movimiento, pero es recubierto con un disfraz en el que poco queda del actor original, cuya individualidad se desvanece, siendo substituida por la personalidad que el animador quiera conferirle, cuyo toque personal es el que realmente da vida al corto y permite distinguirlo de otros muchos... en este caso por utilizar los recursos de la fábula, es decir, transformar a los seres humanos en animales antropomorfizados que encarnan cualidades humanas.

¿Y la historia? ¿Qué es lo que cuenta este corto para no quedarse reducido a un ejercicio fin de curso? Pues simplemente, mediante el encuentro entre dos desconocidos, nos hace reflexionar sobre la pequeñez y la falta de importancia de nuestros destinos personales, perdidos en la multitud de existencias que abarrotan las grandes ciudades, indistinguibles de todas ellas, para las cuales sólo merecemos la misma indiferencia con que nosotros les observamos....

Y les dejo, como siempre, con el corto, para que lo disfruten a gusto, y para que piensen como la técnica más de moda en un momento dado, no tiene porqué ser la mejor, ni siquiera la más adecuada.
David Flórez (Caminando en círculos)


1999: Festival de Cannes: Palma de Oro (mejor cortometraje)
1999: Oscar: Nominado al Mejor cortometraje de animación
1999: Festival de Annency: Gran Premio, premio FIPRESCI
1999: Premios Genie: Mejor cortometraje de animación
1999: Hiroshima International Animation Festival: Gran Premio




Wendy Tilby and Amanda Forbis created a strangely disturbing movie, albeit with comic touches, in their 1999 Oscar nominated "When the Day Breaks". Produced for theNational Film Board of Canada it tells the tale of two individuals who set about their normal, everyday lives, briefly and unwittingly meet, only to have their lives broken by a terrible event. To say that the people are in fact animals suggests a diminution of the emotional impact though this is not the case. Such is the attention to detail and an absorption with everyday objects and actions that the characters quickly appear and are accepted as human. The techniques used to create such effective animation are worth considering here. Wendy filmed Amanda wearing masks. The results were transfered to video tape, frames selected and added to painstakingly by hand, and then filmed again. The effect is of juddering, flickering film with fuzzy images and a foggy background, all in shades of grey with just a hint of ochre, say, for cheese or a lemon; or the merest hint of pink for Ruby's nose - she is afterall a pig. The scenes are beautifully realised, whether it be Ruby pouring milk into her coffee before raising the blind to let in the sun, or the traffic accident and the aftermath of confusion and pandemonium. We zoom into incidental images the significance of which we feel we know but would find it difficult to articulate: the kettle plugged into the socket, the figure of the driver of the night train. One beautiful sequence of images has a man (or goat, not that it matters) shaving, he washes his razor in the tap, we follow the water on its journey through a myriad of pipes before it emerges underneath the very broken grate we observed earlier during the road accident and from thence to the apartment of the pedestrian involved in that same incident. Thus is a theme of the animation revealed, that we are all connected and affected by the tragedies of life as well as the ordinariness of day-to-day living itself. In fact it is through these mundane acts that we can survive trauma. The two women worked for four years on this project and it shows. You can purchase the DVD in compilation form here alongside other movies from the Toronto International Film Festival. Google Video has more than one copy posted though with such a faultless movie as this I very much prefer the best quality version on DVD. Finally, and it's an oversight to leave it so late in the article, I must applaud the music in the style of the 1930s or '40s written by Judith Gruber-Stitzer with lyrics by Wendy and Amanda. The two songs are sensational in that they fit the movie so wonderfully well.
Ian Lumsden (Animation Blog)



Link

http://www.mediafire.com/?7qt0ofc7xomy1nd

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada