N+2: Street Musique - Ryan Larkin (1972)

04 abril 2012

Street Musique - Ryan Larkin (1972)


Música callejera
Sin diálogos/No dialogue

Improvisación visual con música de un grupo de artistas callejeros. Las ilustraciones están a cargo de un joven animador que ve la vida con un ojo imaginativo y divertido. Su punto de partida es la música, pero su propio ritmo es más vivaz que los músicos en sí. Ryan Larkin se las arregla, en este corto, para ir desde la más complicada de las abstracciones a la caricatura de rituales comunes, como por ejemplo, la ducha. Un film sin palabras.


Señor pordiosero.
Pionero de la animación canadiense.
Nominado al Oscar.
Mendigo.
Artista entregado a la creación.
Dios observando el mundo.
Un angel caído.
Arrogante.
Tímido.
Roto.

Ryan Larkin, el Frank Zappa de la animación

Ryan Larkin nació el 31 de Julio de 1943. A principios de la década del '60 fue contratado por la National Film Board de Canadá, y reconocido por Norman McLaren de NFB como el artista joven más brillante de esa organización. 

Norman tomó personalmente a Ryan como un protegido, y le dio los recursos necesarios para crear con total libertad. A mitad de la década Larkin ya comenzaba a hacer historia con los cortometrajes de animación Cityscape ySyrinx. 

Tiempo después, sus películas Walking (producida en 1969, en un estilo hasta entonces nunca visto, nominada al Oscar como Mejor Cortometraje de Animación) y Street musique (creada en 1975, tan revolucionaria como la anterior) levantaron su status como uno de los más audaces y brillantes animadores de su época y llevaron el dibujo animado a un nivel altísimo de impresionismo surrealista. 

Eran películas sin diálogos y con argumentos apenas delineados, pero de una belleza extraordinaria. Con ellas Larkin obtuvo el reconocimiento profesional del ambiente, pero también la celebridad, la fama y la presión. Se lo llamó "el Frank Zappa de la Animación", fue la estrella más brillante de la animación canadiense y toco el cielo con la manos. 

Pero aquel día de gloria suprema, Dios no estaba en casa.
La presión por mantener el nivel de sus éxitos agravó su ya existente dependencia a las drogas y en 1978 dejó la NFB. Ryan Larkin comenzó entonces una carrera en espiral descendente que lo llevó a un abismo demasiado oscuro para una alma tan luminosa. Durante más de diez años confusos, que él mismo describe como una "neblina", el más famoso animador canadiense se metió por la nariz sus obras de arte, sus esculturas, sus materiales de animación y su dinero. Tocando el fondo del pozo, vivió un año en las calles de Montreal, sin hogar, mendigando monedas en la vereda de la tradicional confitería Schwartz's. 

La aparición y éxito mundial del corto ayudaron a Larkin en el intento por volver a su carrera. Trató de dejar el alcohol y la cocaína, e incluso produjo algunos separadores para la pantalla de MTV. 

Pero ya era demasiado tarde: Ryan Larkin falleció en Saint-Hyacinthe, Quebec, el 14 de febrero de 2007, después de una tremenda pelea contra el cáncer. 
Como pasa siempre en estos casos, miramos a los costados tratando de entender, buscando inútilmente respuestas para las preguntas abiertas como heridas que sangran y duelen. 
Ariel (Klamahama)


Animator Ryan Larkin does a visual improvisation to music performed by a popular group presented as sidewalk entertainers. His take-off point is the music, but his own beat is more boisterous than that of the musicians. The illustrations range from convoluted abstractions to caricatures of familiar rituals. Without words.
(NFB)


Link

http://www.mediafire.com/?3tvxzgjo296xso8

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario en la entrada